Visita sorpresa | Aslaug

Ir abajo

Visita sorpresa | Aslaug

Mensaje por Dekar el Jue Nov 08, 2018 9:31 am

Aslaug Lanzaquebrada escribió:
18: 30 - Día 6 del mes I - Sala del trono

La sala del trono del castillo de Vansterlandia era majestuosa, casi en exceso. Pero no tenía de qué sorprenderse, el rey era de un estilo muy similar. En el tiempo que llevaba a su servicio Aslaug había aprendido a leerle entre líneas, a saber qué quería y qué no y, sobretodo, había visto su manera de actuar, en ocasiones tan siniestra y sobreactuada que parecía mentira que ningún siervo le durara más de un mes. Y bien era cierto que el personal iba cambiando cada mes y sobretodo sus guerreros (eso no se lo iba a reprochar nadie), sin embargo para Aslaug eso no era ningún problema. Estaba acostumbrada al cambio y a no confraternizar con nadie. Su deber era proteger al rey y a la familia real, portar su espada y morir en su lugar en el caso de que alguien quisiera envenenarle.

Lo que se dice un trabajo fácil.

Aquel día había estado repleto de trabajo y todavía no había terminado. Había recibido el aviso de que el rey quería revisar su espada así que allí estaba ella esperando en el salón del trono junto a otro grupo de guerreros. Al parecer el rey quería dar su visto bueno a ambas cosas, tanto a su espada como a aquellos nuevos cinco guerreros que iban a formar parte de su ejército personal. La paranoia últimamente no parecía tener límites y si algo le sobraba al rey eran enemigos para dar y regalar. Aslaug estaba al tanto y por ello se había esmerado en dejar la espada impoluta para que el rey no tuviera ni la más mínima pega.

Los seis esperaban en el salón del trono,  el rey ya se retrasaba y para alguien tan puntilloso para Aslaug ese era un problema, aunque esperaba que fuera el único. Porque se suponía que era el rey en persona quién iba a venir...no nadie más.


Narró ~ < Pienso > ~ - Hablo
avatar
Dekar
Gennin Elite
Gennin Elite

Mensajes : 2041
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Estado
 :
800/800  (800/800)
 :
1200/1200  (1200/1200)

Ver perfil de usuario http://stormgenerations.foroactivo.com.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita sorpresa | Aslaug

Mensaje por Dekar el Jue Nov 08, 2018 9:32 am

Uno de los grandes inconvenientes de estar de regreso en casa era el estar bajo las ordenes de la única persona cuya autoridad Harald reconocía, su padre y rey, no era que no le respetara y admirara, sino que con el pasar de los años estaba acostumbrándose a ser la persona que diera órdenes y el recibirlas comenzaba a ser más una molestia que un privilegio, como lo consideraba cuando fuese solo un niño, o como sus hermanos, que todavía se mostraban contentos de cumplir cualquier capricho de su padre. Había llegado la tarde anterior de un exitoso saqueo a la isla de Strokom, junto con su tripulación consiguieron un buen número de esclavos, varios de buena calidad, así como suficientes tesoros para sacarle una sonrisa a cualquiera. Su objetivo al llegar había sido el celebrar como era debido, quizás volver a preñar a su mujer y luego seguir de juerga con sus hombres. Sin embargo, parecía que no había sido el único con esa idea, pues al saber que su primogénito había arribado, su padre no tardo en encomendarle tareas que eran propias de su cargo para aprovechar su tiempo en otras actividades. Le hubiese gustado que alguno de sus vástagos ya estuviera en edad para delegar en ellos aquellas necedades, cuando uno era joven ese tipo de actividades parecían más deslumbrantes que el oro, pero a esas alturas no pasaban de ser tediosas.

Al entrar al salón del trono pudo ver al puñado de supuestos guerreros que querían pertenecer a la guardia personal de su padre, un honor que cualquier súbdito desearía pero que solo los más valientes se podían permitir, pues el estar cerca del rey y su familia implicaban grandes riesgos, y no necesariamente de amenazas externas. El príncipe entró con mirada altiva, vestía una armadura de cuero endurecido con grabados de metal, cubierta por pieles de un animal de pelaje oscuro como la misma noche, y por sobre ella lucía su cadena de relucientes pomos que ya daba dos vueltas a su cuello. Sus ojos parecieron apenas detenerse en los guerreros, aunque quienes le conocieran sabrían que así solían ser sus impresiones iniciales. Ya a medio camino del trono su mirada paso a la joven, y con ello a su segunda tarea, una bastante más interesante a su gusto.

Pasó caminando junto al grupo sin dignarse a prestarle mayor atención que la que daría a unas piedras al costado del camino, no fue hasta que giró para sentarse en el trono de su padre que se dirigió a ellos. - Portaespadas. - Por supuesto que conocía el nombre de la chica, había sobrevivido lo suficiente junto a su padre como para que el príncipe se dignase en recordar su nombre, pero el saberlo y el utilizarlo eran cosas diferentes. - Acércate. - Eran contados con una mano las personas que podían tener el privilegio de poner sus manos sobre el arma del rey, aparte de su dueño estaba la joven Aslaug, encargada de portar la espada en actos oficiales y velar de su estado, el resto, incluso él, debían tener un permiso especial para tocarla, pues por norma solo entraban en contacto con ella aquellos que acababan cercenados por su filo.


Narró ~ < Pienso > ~ - Hablo
avatar
Dekar
Gennin Elite
Gennin Elite

Mensajes : 2041
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Estado
 :
800/800  (800/800)
 :
1200/1200  (1200/1200)

Ver perfil de usuario http://stormgenerations.foroactivo.com.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita sorpresa | Aslaug

Mensaje por Dekar el Jue Nov 08, 2018 9:32 am

Aslaug Lanzaquebrada escribió:Aquel tenía que ser su día de mala suerte, definitivamente. Lo confirmó cuando la enorme puerta se abrió, ella y todos se dieron la vuelta y vio quién era el que entraba. Su expresión apenas cambió, pero obviamente no era la misma. No hubiera sido la misma si hubiese sido el rey la persona que había entrado. No era el rey, pero casi. O al menos eso se pensaba él.

Harald era el primogénito de su majestad y no te hacía falta demasiado tiempo o demasiados encuentros como para conocerle en profundidad. Aslaug tenía muy bien formada su opinión sobre él, le había visto luchar, le había visto hacer muchas cosas pero no era su trabajo tener opiniones. Ella había jurado lealtad al monarca y con él a toda su familia. Daba exactamente igual lo que ella pensara y también daban exactamente igual sus gustos personales. Haría su trabajo de igual manera porque al fin y al cabo esa era su vida. No conocía otra cosa que no fuera servir a la familia real y ahora que había descubierto su sitio y su misión en la vida no iba a ser ella misma quien lo estropeara.

Por mucho que le fastidiaran algunas cosas.

Harald entró allí con majestuosidad como entraba siempre en todas partes. Aslaug bajó la mirada inmediatamente al igual que hicieron todos, para hincar la rodilla en el suelo en cuanto el heredero estuvo cerca. Él pasó de largo y fue a sentarse directamente en el trono de su padre. Un poco más y cuando ese trono en realidad fuera suyo no tendría ningún problema en sentarse, aunque aún estuviera caliente. Si se paraba a pensarlo, Harald era como una copia de su padre pero con un tinte mucho más siniestro y complicado de entender. Pero qué más daba, seguía sin ser asunto suyo.  Ver, oír y aguantar.

De todas las personas que había en la sala y a todos los soldados que tenía que llamar, tuvo que llamarla a ella. Aslaug se tomó solo un segundo para incorporarse, sujetando levemente la espada que colgaba ya de su cinturón, y caminar hasta colocarse delante del trono, hincando de nuevo la rodilla en el suelo y manteniendo la mirada agachada ante el futuro rey de Vansterlandia - Majestad - dijo, a modo de saludo y de pregunta. Lo que quisiera el heredero de ella vendría a continuación.


Narró ~ < Pienso > ~ - Hablo
avatar
Dekar
Gennin Elite
Gennin Elite

Mensajes : 2041
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Estado
 :
800/800  (800/800)
 :
1200/1200  (1200/1200)

Ver perfil de usuario http://stormgenerations.foroactivo.com.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita sorpresa | Aslaug

Mensaje por Dekar el Jue Nov 08, 2018 9:32 am

La joven portaespadas se acercó antes su llamado, podía notar como los guerreros le miraban con ojos fijos, probablemente esperando haber sido ellos los primeros en ser convocados. Habría esperado que con sus palabras -y dado que el título que ostentaba marcaba su función en ese lugar- le presentara el arma de su padre, sin embargo, parecía que las formas entre ella y un padre eran algo diferentes. - La espada de mi padre. - Decretó no sin un tono de voz que denotaba molestia por tener que recalcar lo obvio, no era como si le hubiese llamado para compartir una danza o algún disparate similar.

Cuando Aslaug se dignó a presentar el arma de su padre, su heredero tomo la empuñadura entre sus dedos, levantando la espada de forma ladeada mientras su mirada se perdía en la extensión del filo, no era solo el pulido o la manutención o la grandeza de aquella arma, sino la combinación de todas ellas en perfecta armonía. La espada no habría estado en mejores condiciones, aunque hubiera salido recién de la forja. - Impresionante. - Admitió, honrando el trabajo de la portaespadas y con un gesto de su mano libre le invitó a levantarse, empezaba a comprender la razón de porque aún mantenía su cargo, su padre era bastante... quisquilloso cuando aceptaba personal nuevo, razón por la cual notaba el nerviosismo de los nuevos reclutas mientras más esperaba para dirigirles la palabra. El príncipe manejo con destreza la espada en un par de movimientos, la hoja paso sin titubear a escasa distancia de la mujer que se encargaba de mantenerla, el balance del arma era estupendo.

Bajo el arma, empezaba a entender que su padre, más que buscar su visto bueno por el arma, buscaba realmente enrostrársela, algo muy propio de él. Esta vez su atención fue hacia la chica, si bien era cierto que el cuidado del arma del rey era la principal función del portaespadas, también era parte del séquito de su padre y eso significaba que debía tener un nivel de combate adecuado, por lo que veía en esos momentos usaba puñales que, por lo que había escuchado, no eran sus armas predilectas, pero eran las que podía portar dadas sus actuales responsabilidades. - Saca tus armas. - Dijo a la mujer al momento en que le apuntaba con la espada de su padre. Sin embargo, al momento en que ella se preparaba, apunto su arma hasta uno de los jóvenes guerreros. - Serás su oponente. - La altiva mirada del príncipe se clavó en el primero de los postulantes que sería probado. - Demuestra tu valía, o muere en el intento. - Las palabras escogidas por Harald podrían no ser las mejores, pero aquel duelo no buscaba un enfrentamiento a muerte sino una prueba de las destrezas, la muerte vendría solo si llegaba un punto en que el combate se tornase en una humillación, entonces la cabeza, así como el pomo del arma del guerrero, serían arrancados del resto de su cuerpo.

Stats Guerrero 1:
PV: 12
PF: 5
PD: 5


Narró ~ < Pienso > ~ - Hablo
avatar
Dekar
Gennin Elite
Gennin Elite

Mensajes : 2041
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Estado
 :
800/800  (800/800)
 :
1200/1200  (1200/1200)

Ver perfil de usuario http://stormgenerations.foroactivo.com.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita sorpresa | Aslaug

Mensaje por Dekar el Jue Nov 08, 2018 9:32 am

Aslaug Lanzaquebrada escribió:Sabía que Harald estaba allí por algo. Lo más seguro, probablemente, era porque su padre estaba ocupado en otros menesteres más importantes, quizá destripando a uno de sus enemigos o disfrutando de una velada junto a cualquiera de los prisioneros a los que fuera a mandar empalar dentro de poco. Si no no habría mandado a Harald a velar por el estado de su espada, era algo que él solía hacer personalmente. Por eso Aslaug no quiso enseñarle el arma de primeras, de hecho, tenía muchísima reticencia a ni tan siquiera mostrársela, mucho menos que la empuñara. Para ella el heredero del rey tenía un amplio camino por delante como para merecer sentarse en ese trono que ahora tan cómodamente disfrutaba sin que su padre estuviera delante.

Aslaug no le veía como un hombre con honor. Le había visto luchar, le había visto comportarse...y al igual que tenía formada su opinión acerca del monarca, también la tenía del príncipe. Por eso le costaba en demasía no levantar la mirada y proyectarla directamente en la suya. No le hubiera importado para nada hacerlo y que viera su malestar para con sus palabras. Lo hubiese hecho, de no ser porque, para bien o para mal, había hecho un juramento. Un juramento que incluía a toda la familia real.

Por eso tuvo que contenerse a la hora de levantar finalmente la mirada y llevarse la mano al cinto, para después levantarse ella y tenderle la espada con reservas. No lo habría hecho de no ser porque Harald estaba allí seguramente por orden expresa del rey. Si no, sus órdenes estaban muy claras: nadie, ni siquiera sus hijos, podían tocar su espada. Uno de los motivos más de su antipatía hacia Harald, que miraba con ojos brillantes aquel impresionante arma, solo digna de un rey.

Pero al parecer él tampoco le tenía en gran estima a ella, pues decidió que iba a saciar su aparente aburrimiento no revisando a los guerreros que había traído, si no también a ella misma. Aslaug pestañeó un par de veces al escuchar su orden, casi sin poder creérselo del todo - Majestad...no he venido para eso. El rey solo quería revisar su arma, debo volver al patio de entrenamiento - y es que aún quedaban guerreros fuera que requerían una revisión previa antes de pasar por la sala del trono. Se suponía que era eso lo que tenía que hacer después de mostrarle la espada al rey para que diera su visto bueno.

Sabía que Harald ignoraría aquel comentario. Quería divertirse, eso estaba claro. Y Aslaug no tuvo más remedio que levantarse, darse la vuelta y observar como se aproximaba su supuesto oponente. Tuvo que sacar sus dos dagas, no tenía su lanza con ella y eso iba a ser un problema, pues el guerrero era bastante más corpulento. Un solo paso hacia el centro del salón del trono ya le hizo pensar que aquello iba a ser complicado.

Él guerrero dio el primer embiste, armado con la espada que llevaba en el cinto. Aslaug tuvo que esquivarlo echándose rápidamente hacia un lado, evitando de lleno el primer golpe. Se movió un par de pasos más hacia atrás, observando a su oponente, viendo que quería hacer. Obviamente el imponente guerrero se abalanzó de nuevo hacia ella pero en esta ocasión Aslaug se agachó y en un movimiento extremadamente rápido se puso de rodillas para herirle con sus dagas en una de sus piernas y en la parte inferior del abdomen, levantándose con igual rapidez, observando el daño que le había infligido sin mover una sola pestaña. Parecía no estar para nada contento. Casi tan poco como Harald.

PV Aslaug: 12 - Daño total = 9 - 9 = 0
PV Guerrero: 12 - 3 = 9 - Daño total = 16 - 13 = 3

PF Aslaug : 6 + 10 = 16
PD Aslaug: 4 + 5 = 9
PF Guerrero: 5 + 4 = 9
PD Guerrero: 5 + 8 = 13


Narró ~ < Pienso > ~ - Hablo
avatar
Dekar
Gennin Elite
Gennin Elite

Mensajes : 2041
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Estado
 :
800/800  (800/800)
 :
1200/1200  (1200/1200)

Ver perfil de usuario http://stormgenerations.foroactivo.com.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita sorpresa | Aslaug

Mensaje por Dekar el Jue Nov 08, 2018 9:33 am

Sus decisiones podían parecer arbitrarias, y para ser justos a veces lo eran, pero eran más las veces en que solo lo parecían. Su forma de ser no dejo entrever emoción alguna al respecto, así como tampoco mostró interés por las reacciones de sus súbditos cuando dictamino aquel inusual encuentro. Harald sabía muy bien que aquello era irregular, aquel no era uno de los deberes de la Portaespadas ni tampoco era correcto que los candidatos a guerreros recibieran aquel trato, al menos no en ese lugar. Pues si realmente quería generar una prueba lo correcto habría sido salir del salón del trono, y en caso de no ser él quien la ejecutase, podría haber llamado al maestro de armas o algún guardia para organizar la competencia. Hizo caso omiso a las palabras de Lanzaquebrada y decretó que comenzara aquel inusual duelo.

La diferencia en tamaños era una clara ventaja para el guerrero, pero solo si sabía aprovecharla, tal como era de suponerse cuando llegó el momento del primer encuentro la guerrera demostró su pericia en el combate, de seguro acostumbrada a lidiar con aquella abrumadora ventaja en fuerza, esquivo con destreza la arremetida de su oponente. Cuando esto sucedió el rostro del príncipe se marcó con una sonrisa, era innegable que aquello le divertía, estaba seguro de que el guerrero alcanzo a ver su expresión, probablemente tomándolo como una burla a modo personal y no como una expresión de quien disfruta de un combate. Su segundo ataque parecía ser más fuerte y veloz que el primero, sin embargo, la Portaescudos volvió a esquivarlo para luego asestar un contraataque en pierna y abdomen, ella era buena, pero eso era obvio considerando el rango que tenía dentro del séquito de su padre, su rival parecía no haber considerado aquellos factores antes de atacar y ahora pagaba por ello.

Harald podía no ser el más hablador y carismático de los miembros de la realeza, pero si algo sabía era de combate, el ver las destrezas de una persona durante la batalla le decía mucho más sobre la misma que horas de conversación o interrogatorio. Las palabras podían mentir, pero el espíritu de lucha de un guerrero jamás lo hacía. Entonces su mirada fue hacía el resto de los guerreros. - Ustedes. - Dijo a apuntando a dos de ellos. - Y ustedes. - Indicó al otro par. - Combate, ahora. - No sabía bien quien había sido el de la gran idea de enviarle un número impar para las pruebas, pues si iba a implantar una forma de probar guerreros esta sería mediante el combate, pero gracias a eso podría de paso conocer de mejor forma a la Portaespadas.

El príncipe comenzó a maniobrar con destreza la espada de su padre mientras observaba los combates, atento a cada detalle que estos prestaran, aquel "juego" con la espada podía transformarse en cualquier momento en una sentencia de desaprobación ante cualquiera de los ahí presentes. Entonces el salón del trono se llenó con el canto del acero, la primera pareja de guerreros se veía pareja, el primero de los hombres y usaba espada y el segundo hacha, fue el segundo quien derramó la primera sangre de su enemigo pero aquello pareció solo entusiasmar al que empuñaba la espada; La tercera pareja era probablemente la más peculiar de aquellos combates, uno de los guerreros era extremadamente alto y portaba una enorme maza con facilidad, su rival era el más pequeño del grupo de candidatos quien portaba una espada mediana, pero si algo había demostrado la guerrera era que con destreza suficiente era posible sortear aquellas diferencias, aunque parecía no ser la regla de todos los casos, pues pese a la velocidad del último de los candidatos, el enorme guerrero alcanzó a darle con una patada para luego impactar su mazo en una de las piernas de su rival, el guerrero no pudo contener un grito de dolor, mas logro alejarse lo suficiente para recobrar su postura y continuar con el combate.

Guerrero 2
Espada
PV: 12
PF: 5
PD: 5
Guerrero 3
Hacha
PV: 12
PF: 5
PD: 5
Guerrero 4
Mazo
PV: 12
PF: 6
PD: 4
Guerrero 5
Espada corta
PV: 12
PF: 4
PD: 6

Combate 1
Guerrero 2
PF: 5+2=7
PD: 5+6=11
Daño: 14-11=3
PV: 12-3=9
Guerrero 3
PF: 5+9=14
PD: 5+10=15
Daño: 7-15=0
PV: 12

Combate 2
Guerrero 4
PF: 6+9=15
PD: 4+10=14
Daño: 12-14=0
PV: 12
Guerrero 5
PF: 4+8=12
PD: 6+5=11
Daño: 15-11=4
PV: 12-4=8


Narró ~ < Pienso > ~ - Hablo
avatar
Dekar
Gennin Elite
Gennin Elite

Mensajes : 2041
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Estado
 :
800/800  (800/800)
 :
1200/1200  (1200/1200)

Ver perfil de usuario http://stormgenerations.foroactivo.com.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita sorpresa | Aslaug

Mensaje por Dekar el Jue Nov 08, 2018 9:33 am

Aslaug Lanzaquebrada escribió:Si le hubieran contado aquella mañana lo que se suponía que le iba a deparar el día...desde luego que sus aficiones favoritas no estaban en servir a los caprichos de un príncipe malcriado. Porque por mucho que Harald ya fuera un hombre aquellas actitudes solo podían ser propias de un heredero al trono que ya se creía con un pie en él. Aslaug odiaba sentirse vapuleada. Una cosa era obedecer a su rey por un motivo, por estúpido que fuera...y otra muy distinta servir de entretenimiento sin más. No era eso para lo que su padre le había entrenado, aparte de para no morir en el campo de batalla. Era la portaespadas del rey de Vansterlandia, no su bufón.

Sin embargo no le apartó la mirada de encima a su oponente. Este estaba bastante más furioso debido al ataque anterior pero ella por el contrario estaba bastante tranquila. Él atacó de nuevo haciendo uso de toda su fuerza, ella se limitó a esquivar el ataque haciendo uso de nuevo de su daga en un tímido ademán de golpearle de nuevo, esta vez en un envite mucho más débil que su ofensiva anterior. Y es que el príncipe Harald había decidido aumentar su diversión implicando a todos y cada uno de los guerreros que estaban allí en un combate.

Quién sabe. Quizá esa era su forma de probar a aquellos nuevos integrantes de su guardia personal. En ese caso era bastante probable que alguno terminara sin serlo al final del día pero también tenía que reconocer que era una buena forma de decidirse. Morglom solía ser más práctico y rápido en esa clase de decisiones, solía bastarle con echarles un vistazo y de esa forma podía decidirse sin problemas. Harald podía diferenciarse bastante en eso de su padre, así como en otras muchas cosas que Aslaug, por suerte o por desgracia, aún no había podido ver.

Aslaug tuvo tiempo de dirigirse directamente al monarca en un alarde de sentido común, sabiendo que podría escucharla perfectamente entre el griterío que estaban montando el resto de guerreros a su alrededor. Y, además, al fin y al cabo ella era la que estaba más próxima a él, observando con disgusto como jugueteaba con la espada que tanto le costaba cuidar cada día - Majestad, si de verdad quiere probar a sus propios guerreros, debería haber pensado en otra forma que no sea matándose entre ellos... ¿No cree? - le dio tiempo a pronunciar la frase entera antes de esquivar un nuevo ataque de su oponente echándose al suelo y haciendo ademán de herirle de nuevo con su daga, sin éxito. Sonrió de medio lado y volvió a dirigirse a Harald - Tienen el honor suficiente. Le doy mi palabra.

PV Aslaug: 12 - Daño total = 6 - 10 = 0
PV Guerrero:  9 - Daño total = 8 - 14 = 0

PF Aslaug : 6 + 2 = 8
PD Aslaug: 4 + 6 = 10
PF Guerrero: 5 + 1 = 6
PD Guerrero: 5 + 9 = 14


Narró ~ < Pienso > ~ - Hablo
avatar
Dekar
Gennin Elite
Gennin Elite

Mensajes : 2041
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Estado
 :
800/800  (800/800)
 :
1200/1200  (1200/1200)

Ver perfil de usuario http://stormgenerations.foroactivo.com.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita sorpresa | Aslaug

Mensaje por Dekar el Jue Nov 08, 2018 9:34 am

Mirando la escena en su totalidad había al menos cinco cosas que no le agradaban, dos de ellas no se podían pasar por alto. La primera se daba en la pelea entre la Portaespadas y el primero de los guerreros elegidos, Harald comprendía perfectamente que la ira era un catalizador del cual se le podía sacar mucho provecho durante un combate, pero también era algo que podía consumir a un guerrero y nublar sus capacidades, como parecía ser el caso de aquel hombre que parecía haber comenzado a perder la cabeza por el hecho de no poder asestar uno de sus ataques a una mujer, con poco de mirada estratégica habría comprendido que, de los posibles rivales que había escogido, era la súbdita de su padre quien poseía mayor experiencia, pero por como el príncipe había planteado aquel duelo el hombre había sido incapaz de verlo, había tendido un simple anzuelo y a esas alturas el guerrero debía de tenerlo incrustado entre sus entrañas. No fue sorpresa que la guerrera pudiera darse tiempo para hablar con él, no era que aquel hombre fuera débil, pero le estaban imponiendo un ritmo y era incapaz de darse cuenta por sí mismo.

- A mí me parece bastante efectiva, y rápida. - Sus palabras iban acompañadas de una sonrisa, pese a su provocación, Aslaug no recibió daño alguno, aunque tampoco logró concretar un golpe. - Tomo tu palabra, pero no es su honor el que estoy valorando. - Era la verdad, y aunque lo que medía en gran parte era la habilidad de los guerreros, tampoco era una respuesta exacta. Su mirada se enfocó en la segunda de las batallas, esa parecía la más pareja de todas, ambos eran buenos guerreros con similar nivel de habilidad, se notaba que no se estaban conteniendo en lo absoluto y arriesgaban todo para tratar de alcanzar la victoria. Entonces el guerrero del hacha, quien llevaba la ventaja, acabo recibiendo una herida superficial, pero lo suficiente para que derramase sangre. - ¡Ustedes dos! - Dijo interponiéndose entre los contrincantes, deteniendo el brazo que empuñaba la espada y bloqueando el hacha con el arma de su padre. - Es suficiente.

La primera de las pruebas había finalizado y la última de ellas tenía el segundo factor que no permitiría pasar, a menos que se demostrase lo contrario. Durante un combate real las adversidades estaban a la orden del día, provocaciones, rivales inesperados, guerreros con el mismo nivel que uno, contrincantes con ventajas abrumadoras. Esas y mil posibilidades más estaban siempre al acecho y era importante que los guerreros que custodiaban la fortaleza de Vulsgard, corazón del reino y hogar de su familia. No esperaba que el cuarto guerrero ganase, lo cierto era que no esperaba que ninguno de ellos lo hiciera, sino que su desempeño estuviera a la altura del cargo al que estaban ostentando y de momento parecía que dos no estaban a la altura del desafío y uno de ellos se confirmó en el siguiente movimiento. El guerrero pequeño intentaba mantener su distancia del grande, esperando una oportunidad o tratando de recuperar su aliento tras aquel golpe, el alcance de la maza de su oponente era superior, y fue aquel pensamiento que cualquiera que le tuviese como contrincante tendría en cuenta, que se dio lo siguiente. El último guerrero intentó un ataque que, por las dimensiones de su arma, permitiría un contraataque y así lo hizo el pequeño, tenía sentido, Harald acababa de finalizar un combate cuando ambos habían sangrado, lo que significaba que de herir a su oponente lograría alcanzar la victoria. Pero fue esa idea en mente la que no le permitió ver más allá del supuesto error de su oponente, aunque efectivamente había dado con su arma y derramado sangre de su rival, el grande reía, pues aquello no había sido un error sino una treta para que se acercase, el impacto no pareció afectarlo demasiado y a continuación dio un tremendo golpe en su rival. Atontado y escupiendo sangre el último guerrero logro alejarse y levantó la mirada hacia el príncipe, esperando que finalizara el combate. Pero la mirada de Castigodedioses se mostraba altiva, casi despectiva ante aquella situación, su silencio solo significaba una cosa, los combates debían proseguir.

Guerrero 2
Espada
PV: 12
PF: 5
PD: 5
Guerrero 3
Hacha
PV: 12
PF: 5
PD: 5
Guerrero 4
Mazo
PV: 12
PF: 6
PD: 4
Guerrero 5
Espada corta
PV: 12
PF: 4
PD: 6

Combate 1
Guerrero 2
PF: 5+5=10
PD: 5+6=11
Daño: 9-11=0
PV: 9
Guerrero 3
PF: 5+4=9
PD: 5+4=9
Daño: 10-9=1
PV: 12-11=11

Combate 2
Guerrero 4
PF: 6+8=14
PD: 4+4=10
Daño: 12-10=2
PV: 12-2=10
Guerrero 5
PF: 4+9=12
PD: 6+6=12
Daño: 14-12=2
PV: 8-2=6


Narró ~ < Pienso > ~ - Hablo
avatar
Dekar
Gennin Elite
Gennin Elite

Mensajes : 2041
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Estado
 :
800/800  (800/800)
 :
1200/1200  (1200/1200)

Ver perfil de usuario http://stormgenerations.foroactivo.com.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita sorpresa | Aslaug

Mensaje por Dekar el Jue Nov 08, 2018 9:34 am

Aslaug Lanzaquebrada escribió:Desde que trabajaba al servicio de la familia real de Vansterlandia, Aslaug tenía claro que ninguno dejaba absolutamente nada en manos del azar o hacía las cosas sin ningún tipo de sentido. Morglom había educado así a todos sus hijos y no se había equivocado, aunque en muchas ocasiones cometieran actos que ninguna persona en sus cabales podía llegar a entender, ya fuese con sentido o por simple capricho. La portaespadas seguía teniendo la impresión de que Harald había montado todo aquello solo porque se aburría o por hacer un mandado de su padre de una manera más interesante, quizá para sentirse menos ninguneado por ello.

Seguiría siendo una tarea que estaba haciendo solo por que su padre lo había ordenado.

El heredero de un rey no tenía por qué explicarle nada a su portaespadas. Pero Aslaug seguía teniendo curiosidad, tal vez por el mero hecho de que si iba a trabajar para protegerle por ser el heredero del reino, quería saber como era. Quería saber de qué pie cojeaba para poder cubrir ese punto débil, quería saber si en verdad se trataba tan solo de un idiota sanguinario o si podía ser un estratega de verdad. Ese era el punto principal en el que Aslaug se diferenciaba de su padre, Elder el tuerto del Valle, entre otras muchas cosas. Él se habría limitado a destripar a su oponente y ya está. Ella, en cambio, quería saber más. Sacar algo de todo aquello que le permitiera realizar mucho mejor la tarea que había jurado cumplir, aunque fuese a costa de su sangre.

- Pues deberíais valorarlo, mi señor - Aslaug se atrevió a dirigirse a él de nuevo, mientras se daba la vuelta para observar otra vez fijamente a su oponente - Es lo que define una buena batalla - el guerrero emitió un grito bastante sonoro antes de volver a abalanzarse hacia ella otra vez. No estaba dispuesto a perder ante una mujer por nada del mundo y muchísimo menos delante del mismísimo heredero de Vansterlandia. Probablemente había luchado mucho por llegar hasta allí. Igual que Aslaug, solo con la diferencia de que ella lo habría tenido bastante más difícil.

Esta vez el guerrero ejecutó un ataque más cuidadoso. Aslaug tuvo que echarse hacia atrás sin apenas margen de maniobra, fue terriblemente rápido y fuerte. Por eso no pudo evitar llevarse en esta ocasión un golpe con su espada en la espalda. Ella pudo minimizar el ataque agachándose y arriesgándose para aprovechar ese momento de debilidad. Él ya estaba saboreando su victoria cuando después de un par de golpes y una patada en el abdomen la daga de la portaespadas se clavó sin piedad en su pierna izquierda.

El guerrero aulló de dolor y se echó hacia atrás mientras Aslaug se incorporaba de nuevo. Había calculado muy bien donde golpeaba y donde clavaba su daga para no causarle daños permanentes ni mucho menos mortales. Pero si la batalla seguía probablemente no podría evitar las secuelas y era un desperdicio usar a un guerrero de esa manera - Majestad...creo que ya es suficiente. No necesitáis que ninguno gane...no ganáis nada con ello. Solo perderéis un guerrero.

PV Aslaug: 12- 2 = 10  - Daño total = 9 - 7 = 2
PV Guerrero:  9 - 5 = 4 -  Daño total = 15 - 10 = 5

PF Aslaug : 6 + 9  = 15
PD Aslaug: 4 + 3 = 7
PF Guerrero: 5 + 4  = 9
PD Guerrero: 5 + 5  = 10


Narró ~ < Pienso > ~ - Hablo
avatar
Dekar
Gennin Elite
Gennin Elite

Mensajes : 2041
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Estado
 :
800/800  (800/800)
 :
1200/1200  (1200/1200)

Ver perfil de usuario http://stormgenerations.foroactivo.com.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita sorpresa | Aslaug

Mensaje por Dekar el Jue Nov 08, 2018 9:34 am

A su parecer había varias cosas que dictaminaban lo que era una buena batalla y el honor no estaba entre las mejores cinco, el honor tenía valor, pero también podía volverse un punto débil si no se le trataba con cuidado, por ejemplo, algunos consideraban que el que su padre permitiera vivir a la familia del antiguo rey había sido honorable, él solo lo veía como un error; por otro lado, el honor sobre la palabra empeñada debía ser respetado, aunque muchas veces no sea la respuesta más acertada. Al final todo era cosa de perspectivas y situaciones. No dijo palabra alguna en respuesta, pues parecía que el conversar le había valido dar una oportunidad a su adversario, pudo notar como ella mitigo el impacto con sus maniobras más el guerrero no pareció percatarse de ello, asumiendo que aquel golpe sería el comienzo de su momento de gloria donde acabaría con la chica que tantos problemas le había causado. Aslaug aprovechó el momento para contratacar, clavando su daga en la pierna del guerrero que no pudo contener un grito de dolor.

El príncipe se acercó a la primera pareja, aunque escucho las palabras de la portaespadas se mostró ajeno a ellas, la noble actitud de la joven tan solo parecía enfurecer más al guerrero, podía notar la sangre en sus ojos y de no haber estado tratando de detener la hemorragia en su pierna, posiblemente se habría lanzado contra ella, aunque tuviese que arrastrarse para lograrlo. Al estar dentro del rango con un movimiento de su brazo el filo de la espada de su padre se posicionó junto al cuello del guerrero, aunque no ejercía presión el filo del arma era tal que había generado un tenue corte y una gota carmesí comenzaba a deslizarse lentamente por su cuello. La furia del hombre se disipo en un abrir y cerrar de ojos, y pasó a mirarle con ojos de cordero. - Pasas. - Dijo retirando la espada de su padre. - Apenas. - No había sido un completo desastre, tenía actitud, aunque no cabeza, no era a alguien quien le confiarías alguna misión de importancia, pero quizás con el tiempo puliría sus habilidades de combate y podría prestarles alguna utilidad. Con ello su mirada y palabras fueron hacia la portaespadas. - No tengo intención de perder un guerrero, pero para eso se le debe considerar tal. - Y era él quien determinaría si aquellos hombres lo eran o no, política que era bastante semejante con la de su progenitor.

El estruendo hizo que la atención del príncipe y del resto de guerreros que aún estaba en el salón se dirigiera a la última de las parejas que combatía, el martillo del guerrero alto había vuelto a impactar en el pecho del pequeño, por el sonido la armadura no había sido capaz de mitigar completamente el golpe, no solo había salido proyectado, sino que varias de sus costillas habían cedido ante el ataque. El pequeño escupió sangre, e incluso un par de dientes, lo que hizo reír a su rival que parecía no importarle que aquello fuese una prueba o entrenamiento. Su rival se resistía con todas sus fuerzas a caer, esa era solo otra prueba que debía superar, se podía notar en su mirada que la única razón por la que había logrado llegar tan lejos era por su tenacidad y fue esa la fuerza que le llevó a ponerse una vez más de pie, todavía tambaleante, pero estaba parado. Se aferró a su espada como a su propia vida, sus ojos estaban sobre el hombre del mazo, luego en la pared, luego mirando como dos guerreros se enfrentaban y uno de ellos no tenía cabeza. Ya aburrido y habiendo dado suficientes oportunidades para demostrar su valía, el príncipe desprendió la cabeza del último candidato de su cuello, la cabeza acabo girando por los aires esparciendo sangre a su paso mientras el resto de su cuerpo, también derramando gran cantidad de líquido vital, caía al suelo.

Examinó la hoja de su padre con mirada de aprobación, sin prestar mayor atención a la decapitación que le había dado a los retratos que colgaban de la pared. Se acercó a la muchacha que velaba por el bien de aquella espada y, dando un hábil giro, se la presento por el pomo. - Buen trabajo. - Quedaba claro por qué esa arma era el orgullo de su padre. Dicho esto el príncipe comenzó a retirarse, aunque si dedico unas últimas palabras al grupo. - Mi padre acepta guerreros una vez que han matado a tres personas, tres muescas, pero parece que su sistema es algo flexible. - Dedicó una última mirada a la joven portaespadas. - Si él hubiera notado la debilidad de este hombre que se hacía llamar guerrero su destino habría sido peor que este, mucho peor. - Esa clase de gente solo servía para labores menores y el pensar que podían cambiar su destino solo con ganas y esfuerzo era ingenuo, al menos había muerto como un guerrero y bajo su mano, era más de lo que esa clase de personas merecía. Hizo un gesto con su mano para indicar que podían retirarse, y él mismo se encamino hacía la salida, ya había cumplido con los deberes encomendados y ahora podía ocuparse de los propios.
 

Guerrero 2
Espada
PV: 12
PF: 5
PD: 5
Guerrero 3
Hacha
PV: 12
PF: 5
PD: 5
Guerrero 4
Mazo
PV: 12
PF: 6
PD: 4
Guerrero 5
Espada corta
PV: 12
PF: 4
PD: 6


Combate 2
Guerrero 4
PF: 6+4=10
PD: 4+9=13
Daño: 5-13=0
PV: 10
Guerrero 5
PF: 4+1=5
PD: 6+1=7
Daño: 10-7=3
PV: 6-3=3


Narró ~ < Pienso > ~ - Hablo
avatar
Dekar
Gennin Elite
Gennin Elite

Mensajes : 2041
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Estado
 :
800/800  (800/800)
 :
1200/1200  (1200/1200)

Ver perfil de usuario http://stormgenerations.foroactivo.com.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita sorpresa | Aslaug

Mensaje por Dekar el Jue Nov 08, 2018 9:34 am

Aslaug Lanzaquebrada escribió:Aslaug no tenía intención de matar a su contrincante, por mucho que el guerrero ardiera de furia al ir perdiendo su batalla contra ella, nada más y nada menos que delante del heredero al trono. Si no, la portaespadas estaba segura de que su furia no sería tanta como para querer acabar con ella en una simple demostración. Ni siquiera le habría clavado la daga en la pierna de no ser por su terrible insistencia. Él lo había querido si, pero todo aquello no había sido nada más que un capricho del príncipe. El príncipe mimado que estaba aprendiendo a reinar de la peor manera posible.

Tuvo que observar cómo era el mismo Harald quien se aproximaba al resto de guerreros a los que había obligado a luchar entre ellos sin ningún tipo de sentido. Aslaug había visto a una gran cantidad de hombres cometiendo las peores atrocidades, al fin y al cabo había vivido con con su padre toda su infancia y paso a la edad adulta, un hombre al que le encantaba empalar a otros sin ningún tipo de razón, del mismo modo que en cuanto se vio sola y tuvo que buscarse la vida entre el ejército del rey había podido contemplar escenas que harían vomitar a cualquiera. Estaba acostumbrada a lo peor.

Pero quizá no lo estaba a lo peor de esa manera tan sibilina.

No apartó la mirada cuando la cabeza de aquel pobre desgraciado rodó por el suelo pero no pudo evitar fijarse con horror en sus compañeros. Habían entrenado con él, sabían quién era y probablemente también sabían al igual que ella que se trataba de un guerrero con honor, que no se merecía haber terminado de esa manera. Por eso Aslaug no pudo evitar mirar con cierto deje de desprecio al heredero al trono cuando este le cedió de nuevo la espada del rey Morglom cubierta de la sangre de su compañero. Solo tardó unos segundos en agarrar la espada de nuevo pero lo suficiente como para que Harald se diera cuenta de su disgusto. De que lo que acababa de ver no le había gustado nada.

- Gracias...Harald - murmuró, esta vez sin perderse en formalismos mientras le observaba salir por la puerta sin más, dejando aquel reguero de sangre a su alrededor. Aslaug dejó que se largara el primero para luego darse la vuelta y dirigirse a su anterior contrincante, que todavía trataba de parar la hemorragia de su pierna - Ponte esto - le tendió con gentileza un trozo de tela para que pudiera hacerse un torniquete en esa herida que al final el hombre acabó aceptando. Después se dirigió al resto, que aún miraba el cadáver de su compañero sin cabeza en el suelo - le daremos un funeral digno. Vamos...hay mucho que hacer - los guerreros se miraron entre ellos y al final accedieron, tanto ayudando a su compañero herido antes de ponerse manos a la obra con el cadáver. Su misión allí todavía no había terminado.


Narró ~ < Pienso > ~ - Hablo
avatar
Dekar
Gennin Elite
Gennin Elite

Mensajes : 2041
Fecha de inscripción : 24/01/2012

Estado
 :
800/800  (800/800)
 :
1200/1200  (1200/1200)

Ver perfil de usuario http://stormgenerations.foroactivo.com.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita sorpresa | Aslaug

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.